A La Hora De Amar: Los Modelos Cuentan

Home » Amor » A La Hora De Amar: Los Modelos Cuentan
A La Hora De Amar: Los Modelos Cuentan

¿Cómo amamos hoy? ¿Por qué nos relacionamos con los otros de determinada manera? ¿Por qué los jóvenes y las chicas entran en conflicto con los adultos porque viven su ternura, su sexualidad, sus amores, de manera diferente  a lo  tradicional? La respuesta está en el hecho de que en lo que respecta a la sexualidad,  cada mujer y cada varón se hacen mediante modelos, a través de imágenes con las que cada cual se identifica.

Como en casi todo, la influencia de mamá y papá son de suma importancia en lo que tiene que ver con las formas de amar, de vivir el placer, el gozo y también de sufrir y de angustiarse. Esta es la primera relación amorosa de la que es testigo el niño y la niña y que queda en la vida.

Si padre y madre se aman, si entre ellos circula la ternura, el respeto, la consideración, el amor, hijos e hijas se construirán con ese modelo.

Por el contrario, una pareja  agresiva, violenta e indiferente no puede nunca construir mujeres y varones que vivan el amor y la ternura como expresiones validas de sus vidas.

Cuando se han tenido modelos de relaciones agresivas y no se ha podido proveer de nuevos significados a las experiencias antiguas, tanto las mujeres como los varones tienden a reproducirlas más tarde en su vida de pareja. En la mayoría de los casos y de manera inconsciente, el varón puede buscar como ideal de esposa o compañera a una mujer que se parezca lo más posible a su mamá. O al revés, una mujer que en nada se asemeje a una mamá agresiva, distante, perseguidora. En uno y otro caso, establecerá con su esposa una conflictiva relación hijo – madre que terminará, tarde o temprano, desvirtuando la relación de esposos. De parte de la mujer, puede acontecer un proceso exactamente igual: buscará un hombre similar o completamente opuesto a su papá.

Para hacer pareja, para ingresar en el proceso de conquistar y ser conquistados, se requiere que mujeres y varones que hayan sido construidos en espacios de suficiente libertad, que se hayan desprendido del dominio de la madre para crear el suyo propio y hayan optado por sus propios deseos y estén decididos a construir proyectos de vida propios.

Claudia  Campos

Comments are closed